Urge una ley que facilite el diálogo entre médico del Trabajo y de Familia

enlace externo / fuente

Los asuntos relacionados con el secreto profesional suelen generar en la práctica clínica numerosos conflictos asistenciales, éticos, laborales y jurídicos. El hecho de que sea un tema conocido no significa que sea un campo complejo en el que hay que manejar conceptos como secreto, privacidad, intimidad y confidencialidad, con sus múltiples matices.

En este contexto, la Comisión Central de Deontología aprobó la semana pasada una Declaración sobre el secreto médico. Uno de los escenarios que generan más controversia y dudas, sobre todo desde el accidente del avión de la compañía Germanwings en marzo de 2015, es el que afecta a la relación comunicativa entre el médico del Trabajo y el de Familia. A día de hoy "es prácticamente nula, por lo que la descoordinación es total". Por esta razón, "urge una normativa que facilite el diálogo entre el médico de Familia y del Trabajo para dar un salto de calidad en la asistencia y verosimilitud de los datos de salud", señala a DM Manolo Fernández Chavero, médico del Trabajo y vocal de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC).

El experto pone el siguiente ejemplo: un conductor de autobús escolar es atendido por su médico de primaria y le comenta que es adicto al alcohol y drogas. El facultativo lo anota en su historia clínica. Posteriormente, en el reconocimiento médico de su empresa en el cuestionario, que se le hace de buena fe, es preguntado acerca de si toma alcohol o drogas. Contesta que no. El médico de empresa emite un informe donde avala la aptitud del trabajador para conducir autobuses. En este caso es obvio que se ha ocultado información que puede repercutir en la protección de terceros.

Fernández Chavero señala que "si existiera un diálogo entre ambos médicos, guardando la cadena de confidencialidad, se ganaría en transparencia, fluidez en la asistencia, rapidez en el manejo de las bajas labores y el absentismo y evaluación global de una mejor clínica del paciente".

Opinión que es avalada por Juan Artigues, médico de Familia y vocal de la Comisión Central de Deontología de la OMC, al apuntar que "es imprescindible una normativa" para evitar este tipo de situaciones y "condición sine quanon para el buen funcionamiento del sistema".

Tanto Artigues como Fernández Chavero consideran que el médico está sometido en su trabajo diario a una "asfixiante demanda asistencial, abrumadora burocracia, presión y exigencia social; una especie de mobbing institucional que nos incapacita para generar de manera endógena aquellos medios necesarios que hagan posible esa fluidez de comunicación entre los distintos profesionales".

Evitar casos dolorosos

La Declaración sobre el secreto médico de la OMC menciona unas situaciones que requieren una especial consideración: el paciente psiquiátrico, el infecto-contagioso, el que está en una situación de incapacidad transitoria, los certificados de aptitud para conducir o tener armas, entre otros, y el médico enfermo. Los expertos son conscientes de que en los casos de las revisiones para obtener el carné de conducir o poseer licencia de armas se podría mejorar mucho más, pues se evitarían situaciones desagradables. La solución puede estar en "establecer una conexión entre los médicos de primaria y especializada y los centros homologados".

De esta manera, los médicos podrían advertir de que las condiciones de salud de una persona han cambiado para que fuera requerida en poco tiempo a un nuevo examen por el centro homologado.

Pedir consejo

En otro orden de cosas, Fernández Chavero comenta que "existen criterios legales que señalan ciertas excepciones al secreto profesional, pero que si nos quedamos sólo con la ley no es suficiente". En su opinión, "una norma sólo nos asegura una ética de mínimos. Para los médicos, por encima del obligado y estricto cumplimiento del ordenamiento jurídico está la deontología y la ética".

Con esta Declaración institucional, la OMC es consciente de que la sociedad ganará confianza en sus médicos si en supuestos excepcionales para la protección social se ven en la necesidad de desvelar o romper esa información confidencial. Finalmente, Fernández Chavero, apela a que el médico acuda a pedir consejo a su colegio profesional, ante las situaciones conflictivas que se puedan dar en el ejercicio diario sobre el secreto médico.

FUENTE: diariomedico.com

 

Comparte

 
 
Login
Password
 




 
 
Sociedad de Medicina, Higiene y
Seguridad del Trabajo de
Aragón y La Rioja
© 2007 Ver Política de Privacidad
Sitio Web diseñado por Zarainfo
Paseo de Ruiseñores 2
50006, Zaragoza

info@smhstar.org